10.1 C
Caravaca,ES
Martes, diciembre 6, 2022
Blog Página 5

Siguiendo las ´Huellas de Teresa´

27

Coincidiendo con el 499 aniversario del nacimiento de Teresa de Cepeda y Ahumada, las 17 ‘Ciudades Teresianas’, entre las que está Caravaca de la Cruz, ponen en marcha hoy esta ruta

ENRIQUE SOLER Coincidiendo con el 499 aniversario del nacimiento de Teresa de Cepeda y Ahumada, las 17 ‘Ciudades Teresianas’ ponen en marcha hoy, la ruta turística «Huellas de Teresa de Jesús». «Será una ruta con mucha libertad, que permite diversas opciones y se adapta a las necesidades del turista y peregrino», tal y como ha destacado la responsable del área de Turismo y Cultura en el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, Mª Cruz Pérez, durante la rueda de prensa ofrecida junto al superior de los Padres Carmelitas de Caravaca, el padre Juan Serrano, el coordinador de la visitas guiadas, Indalecio Pozo, y la técnico de la Oficina de Turismo, Teresa Alarcón.

«Huellas de Teresa» es una ruta de peregrinación, turística, cultural, patrimonial y gastronómica, que cuenta desde hoy con una credencial que se puede recoger en las oficinas de turismo de cada una de las 17 ciudades o descargarla en la web www.huellasdeteresa.com. La credencial ha de sellarse en las oficinas de turismo de estas ciudades. Si se ha visitado un mínimo de cuatro de ellas, de al menos dos comunidades autónomas, en la ciudad de Ávila, que se toma siempre como final de la ruta, se podrá recoger la distinción de peregrino.

Para promocionar la ruta se ha creado la página web www.huellasdeteresa.com, un portal sencillo y visual que está construído en dos idiomas, español e inglés, y optimizado para su acceso desde smartphone y tablets. En la web se pueden conocer las huellas de teresa en cada una de las ciudades, descargar la credencial y la guía de la ruta, planificar el recorrido y conocer las noticias y últimas actuaciones en los perfiles en redes sociales.

La ruta cuenta con presencia en la redes sociales, con perfiles en twitter (@HuellasTeresa) y facebook (huellasdeteresa).

Concierto del Conservatorio en la iglesia de San José
Coincidiendo con inicio de la ruta «Huellas de Teresa» y el 499 aniversario del nacimiento de Santa Teresa, la iglesia de San José, situada en la calle Mayor, reabrirá sus puertas mañana, viernes 28 de marzo, un concierto a cargo del profesorado del Conservatorio Profesional de Música de Caravaca de la Cruz. El concierto dará comienzo a las 20.00 horas y será de libre acceso.

Visitas guiadas por el Convento
Las visitas guiadas a la iglesia y convento de San José darán comienzo el 5 de abril. Para participar en las mismas es imprescindible reservar plaza en la Oficina Municipal de Turismo, situada en calle Las Monjas, o través del teléfono 968 702 424.

En los últimos meses se han acondicionado espacios el convento y recreado a algunas salas singulares para que el visitante alcance una comprensión correcta y rigurosa del conjunto. Se visitarán espacios como la sacristía mayor, el locutorio alto, la celda tipo de una religiosa, la capilla de las profesas, la sala de oficios y trabajos del noviciado, la cocina y el refectorio, entre otras salas. Todo ello, acompañados por un guia oficial, experto en la figura de Santa Teresa y en el convento mandado fundar por ésta en 1576.

Se han programado visitas a las 12.30 y a las 17.00 horas, los sábados 5, 12, 19 y 26 de abril, 10, 17, 24 y 31 de mayo y 7, 14, 21 y 28 de junio. El precio de la entrada es de 2 euros y para niños y pensionistas de 1 euro (menores de 3 años, gratis).

Fuente: laopiniondemurcia

Siguiendo las ´Huellas de Teresa´

Las Huellas de Santa Teresa de Jesús en Caravaca

1968

En los próximos años 2014 y 2015 se celebran los Centenarios de Santa Teresa de Jesús, año 2014, IV Centenario de la Beatificación (1614 – 2014) y año 2015 V Centenario del Nacimiento (1515 – 2015).

La Ciudad de la Cruz, Caravaca, tiene una estrecha vinculación con Santa Teresa de Jesús, porque en el año 1576 fundo el Monasterio de San José de las Madres Carmelitas Descalzas, ubicado en la calle Mayor de la Ciudad, cosa que tuvo sus más y sus menos y que tiene una interesante historia que contar. Pero sobre todo, su directa vinculación con San Juan de la Cruz, que también fundó en Caravaca, a la cual visitó hasta en siete ocasiones datadas, siendo de esta manera un de las dos únicas ciudades de España que cuentan con fundación directa de los dos Santos más Ilustres de la Iglesia Católica, que también profesaron una gran devoción a la Vera Cruz de Caravaca.

La confluencia de los dos Centenarios teresianos son una ocasión única para la Ciudad de la Cruz, que desde al día 9 de enero de 1998, su Basílica-Santuario, donde se venera la Sagrada Reliquia, goza del privilegio otorgado por la Santa Sede, de poder conseguir las “Indulgencias Plenarias” a los Fieles y Peregrinos que visiten la Basílica – Santuario de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca, “siempre que por devoción se Peregrine en Grupo, una vez al año, en el día que libremente se elija por los Fieles”, cumpliendo las condiciones establecidas por la Iglesia.

santa teresa huellas de santa teresa caravaca

Caravaca estará en FITUR integrada en la ruta turística “Huellas de Teresa de Jesús”

24

El municipio promocionará sus recursos en el stand de Murcia, donde se exhibirá un enjaezamiento de un Caballo del Vino

Caravaca de la Cruz estará presente en la próxima edición de la Feria Internacional de Turismo de Madrid, junto a las demás “Ciudades Teresianas”, para presentar el proyecto “Huellas de Teresa de Jesús”. Además, los principales recursos turísticos del municipio se promocionarán en el stand dedicado a la Región en FITUR.

La presentación pública de la ruta turística “Huellas de Teresa de Jesús”, diseñada con motivo del V centenario del nacimiento de la mística, tendrá lugar el próximo jueves, a las 12.00 horas, en el stand de la Junta de Castilla y León. El acto contará con la presencia de los alcaldes de las 17 “Ciudades Teresianas”, quienes firmarán un acuerdo de colaboración para hacer realidad esta ruta que une los principales lugares vinculados a la vida y la obra de Santa Teresa.

Por otra parte, durante el próximo fin de semana, Caravaca tendrá un espacio en Fitur integrado en el stand de la Región de Murcia, que estará localizado en el pabellón número 7 de Ifema. En este espacio se repartirá material promocional del municipio, como un díptico editado para la ocasión sobre la candidatura UNESCO de los Caballos del Vino a Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

En el stand de Murcia también se exhibirá un manto un Caballo del Vino. En concreto, el que la peña caballista Campeón lució la pasadas fiestas patronales y que le hizo merecedora del primer premio del Concurso de Enjaezamiento. Tres personas, con los autendos característicos de los bandos Moro, Cristiano y de los Cababallos del Vino, repartirán información turística a las personas que visiten el stand. Además, los visitantes podrán visualizar y descargar en los móviles videos promocionales de Caravaca.

La próxima edición del FITUR, que se celebra del 22 al 26 de enero, espera contar con más de 200.000 visitantes. Cerca de 125.000 serán profesionales del turismo y entre éstos, una horquilla que oscilará entre los 25.000 y los 30.000 extranjeros procedentes de un centenar de países. Estarán representados 165 países y regiones del mundo para dar a conocer su oferta turística y sus novedades.

Fuente: La Referencia

La ruta “Huellas de Santa Teresa” une a Caravaca con 16 ciudades españolas

2123

Las “Ciudades Teresianas” se reunen en Granada para ultimar el proyecto turístico y cultural del V Centenario del Nacimiento de la Santa

FITUR acogerá la presentación pública de la ruta “Huellas de Santa Teresa”

09.01.14. Representantes de las “Ciudades Teresianas” han mantenido hoy un encuentro en Granada para ultimar el proyecto de la ruta turística “Huellas de Santa Teresa de Jesús”, del que forma parte Caravaca de la Cruz junto a otras 16 ciudades españolas. La reunión ha contado con la presencia del alcalde de Caravaca, Domingo Aranda, acompañado por la concejal de Turismo y Cultura, Mª Cruz Pérez.

La ruta “Huellas de Santa Teresa de Jesús” se presentará en la próxima edición de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR). Para promocionar la ruta, se han llevado a cabo distintas iniciativas, como el diseño una imagen coporativa y una página web y la edición una guía con información de las ciudades que participan en la iniciativa.

En la próxima edición de FITUR también se va a formalizar el convenio de colaboración entre los alcaldes para las actividades del V Centenario de Santa Teresa. En palabras de alcalde de Caravaca, Domingo Aranda, “estamos ante un proyecto ilusionante, apoyado por el Gobierno de España y las principales instituciones culturales nacionales, que viene a completar la oferta turística de Caravaca de la Cruz, vinculándonos a ciudades como Ávila, impulsora de la iniciativa, Sevilla, Burgos o Granada”.

A finales del pasado año, la Orden del Carmelo otorgaba a las 17 ciudades españolas donde Santa Teresa fundó conventos el título de “Ciudad Teresiana”.

ReunionCiudadesTeresianas

Fuente: La Referencia

Vida y Obra de Santa Teresa de Jesús

2

Teresa de Cepeda y Ahumada, más conocida por el nombre de Santa Teresa de Jesús o simplemente Teresa de Ávila (Ávila, 28 de marzo de 1515 – Alba de Tormes, 4 de octubre de 1582), fue una religiosa, doctora de la Iglesia Católica, mística y escritora española, fundadora de las carmelitas descalzas, rama de la Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo (o carmelitas).

Infancia

Según relata la propia Teresa en los escritos destinados a su confesor y reunidos en el libro Vida de Santa Teresa de Jesús, desde sus primeros años mostró Teresa una imaginación vehemente y apasionada. Su padre, aficionado a la lectura, tenía algunos romanceros; esta lectura y las prácticas piadosas comenzaron a despertar el corazón y la inteligencia de la pequeña Teresa con seis o siete años de edad.

En dicho tiempo pensó ya en sufrir el martirio, para lo cual, ella y uno de sus hermanos, Rodrigo, un año mayor, trataron de ir a las «tierras de infieles», es decir, tierras ocupadas por los musulmanes, pidiendo limosna, para que allí los descabezasen. Su tío los trajo de vuelta a casa. Convencidos de que su proyecto era irrealizable, los dos hermanos acordaron ser ermitaños. Teresa escribe:

En una huerta que había en casa, procurábamos como podíamos, hacer ermitas, poniendo unas piedrecitas, que luego se nos caían, y así no hallábamos remedio en nada para nuestro deseo… Hacía (yo) limosna como podía, y podía poco. Procuraba soledad para rezar mis devociones, que eran hartas, en especial el rosario… Gustaba (yo) mucho cuando jugaba con otras niñas, hacer monasterios como que éramos monjas.

Parece que perdió a su madre hacia 1527, o sea a los 12 años de edad. Ya en aquel tiempo su vocación religiosa había sido continuamente demostrada. Aficionada a la lectura de libros de caballerías,

Comencé a traer galas, y a desear contentar en parecer bien, un mucho cuidado de manos y cabello y olores, y todas las vanidades que en esto podía tener, que eran hartas, por ser muy curiosa… Tenía primos hermanos algunos… eran casi de mi edad, poco mayores que yo; andábamos siempre juntos, teníanme gran amor y en todas las cosas que les daba contento, los sustentaba plática y oía sucesos de sus aficiones y niñerías, no nada buenas… Tomé todo el daño de una parienta (se cree que una prima), que trataba mucho en casa… Con ella era mi conversación y pláticas, porque me ayudaba a todas las cosas de pasatiempo, que yo quería, y aun me ponía en ellas, y daba parte de sus conversaciones y vanidades. Hasta que traté con ella, que fue de edad de catorce años… no me parece había dejado a Dios por culpa mortal.

Mudanza física y espiritual

Afectada por una grave enfermedad, volvió a casa de su padre, y ya curada, la llevaron al lado de su hermana María de Cepeda, que con su marido, don Martín de Guzmán y Barrientos, vivía en Castellanos de la Cañada, alquería de la dehesa que lleva dicho nombre, hoy sita en el término municipal de Zapardiel de la Cañada (Ávila). Luchando consigo misma, llegó a decir a su padre que deseaba ser monja, pues creía ella, dado su carácter, que el haberlo dicho bastaría para no volverse atrás. Su padre contestó que no lo consentiría mientras él viviera. Sin embargo, Teresa dejó la casa paterna, y entró el 2 de noviembre de 1533 en el convento de la Encarnación, en Ávila, y allí profesó el día 3 de noviembre de 1534.

Tras entrar al convento su estado de salud empeoró. Padeció desmayos, una cardiopatía no definida y otras molestias. Así pasó el primer año. Para curarla, la llevó su padre (1535) a Castellanos de la Cañada, con su hermana. En dicha aldea permaneció Teresa hasta la primavera de 1536. En Castellanos de la Cañada habría logrado (1535) la conversión de un clérigo concubinario. Entonces pasó a Becedas (Ávila). De vuelta en Ávila, el (Domingo de Ramos de 1537), sufrió un paroxismo de cuatro días en casa de su padre, quedando paralítica por más de dos años. Antes y después del parasismo, sus padecimientos físicos fueron horribles.

Favores espirituales

A mediados de 1539 Teresa recuperó la salud; la tradición lo atribuyó en su día a la intercesión de San José. Con la salud Teresa recuperó las aficiones mundanas, fáciles de satisfacer, puesto que la clausura sólo se impuso como obligatoria a todas las religiosas a partir de 1563. En esa época Teresa de Ávila vivió nuevamente en el convento de la Encarnación, donde recibía frecuentes visitas.

Afligida un tiempo después, abadonó la oración (1541). Según su testimonio se le apareció Jesucristo (1542) en el locutorio con semblante airado, reprendiéndole su trato familiar con seglares. No obstante, la monja permaneció en él durante muchos años, hasta que se movió a dejar el trato de seglares (1555) a la vista de una imagen de Jesús crucificado.

El padre de Teresa falleció en 1541. El sacerdote que lo había asistido en sus últimos momentos, el dominico Vicente Barón, se encargó de dirigir la conciencia de Teresa rememorando las últimas palabras del padre de ésta. Posteriormente, impresionada por estas palabras, Teresa enmendó su conducta y estuvo dispuesta a corregir sus faltas. Al cabo, Teresa se confortó con la lectura de las Confesiones, de San Agustín. Los jesuitas Juan de Prádanos y Baltasar Álvarez fundaron en Ávila un colegio de la Compañía (1555).

Teresa confesó con Prádanos; al año siguiente (1556) comenzó a sentir grandes favores espirituales y poco después se vio animada (1557) por San Francisco de Borja. Tuvo en 1558 su primer rapto y la visión del infierno; tomó por confesor (1559) a Baltasar Álvarez, que dirigió su conciencia durante unos seis años, y disfrutó, dice, de grandes favores celestiales, entre los que se contó la visión de Jesús resucitado. Hizo voto (1560) de aspirar siempre a lo más perfecto; San Pedro de Alcántara aprobó su espíritu y San Luis Beltrán la animó a llevar adelante su proyecto de reformar la Orden del Carmen, concebido hacia dicho año.

Teresa quería fundar en Ávila un monasterio para la estricta observancia de la regla de su orden, que comprendía la obligación de la pobreza, de la soledad y del silencio. Por mandato de su confesor, el dominico Pedro Ibáñez, escribió su vida (1561), trabajo que terminó hacia junio de 1562; añadió, por orden de fray García de Toledo, la fundación de San José; y por consejo de Soto volvió a escribir su vida en 1566.

Aquí es oportuno copiar al biógrafo francés Pierre Boudot:

En todas las páginas (del libro de su vida) se ven las huellas de una pasión viva, de una franqueza conmovedora, y de un iluminismo consagrado por la fe de fieles. Todas sus revelaciones atestiguan que creía firmemente en una unión espiritual entre ella y Jesucristo; veía a Dios, la Virgen, los santos y los ángeles en todo su esplendor, y de lo alto recibía inspiraciones que aprovechaba para la disciplina de su vida interior. En su juventud las aspiraciones que tuvo fueron raras y parecen confusas; sólo en plena edad madura se hicieron más distintas, más numerosas y también más extraordinarias. Pasaba de los cuarenta y tres años cuando por vez primera vivió un éxtasis. Sus visiones intelectuales se sucedieron sin interrupción durante dos años y medio (1559–1561). Sea por desconfianza, sea para probarla, sus superiores le prohibieron que se abandonase a estos fervores de devoción mística, que eran para ella una segunda vida, y la ordenaron que resistiera a estos arrobamientos, en que su salud se consumía. Obedeció ella, mas a pesar de sus esfuerzos, su oración era tan continua que ni aun el sueño podía interrumpir su curso. Al mismo tiempo, abrasada de un violento deseo de ver a Dios, se sentía morir. En este estado singular tuvo en varias ocasiones la visión que dio origen al establecimiento de una fiesta particular en la Orden del Carmelo.

El biógrafo francés alude al suceso (1559) que refiere la santa en estas líneas:

Vi a un ángel cabe mí hacia el lado izquierdo en forma corporal… No era grande, sino pequeño, hermoso mucho, el rostro tan encendido que parecía de los ángeles muy subidos, que parece todos se abrasan… Veíale en las manos un dardo de oro largo, y al fin del hierro me parecía tener un poco de fuego. Este me parecía meter por el corazón algunas veces y que me llegaba a las entrañas: al sacarle me parecía las llevaba consigo, y me dejaba toda abrasada en amor grande de Dios. Era tan grande el dolor que me hacía dar aquellos quejidos, y tan excesiva la suavidad que me pone este grandísimo dolor que no hay desear que se quite, ni se contenta el alma con menos que Dios. No es dolor corporal, sino espiritual, aunque no deja de participar el cuerpo algo, y aun harto. Es un requiebro tan suave que pasa entre el alma y Dios, que suplico yo a su bondad lo dé a gustar a quien pensare que miento… Los días que duraba esto andaba como embobada, no quisiera ver ni hablar, sino abrasarme con mi pena, que para mí era mayor gloria, que cuantas hayan tomado lo criado.

Vida de Santa Teresa, cap. XXIX

Para perpetuar la memoria de dicha misteriosa herida, el Papa Benedicto XIII, a petición de los Carmelitas de España e Italia, estableció (1726) la fiesta de la transverberación del corazón de Santa Teresa. El biógrafo francés agrega:

Hasta exhalar el último suspiro Teresa gozó la dicha de conversar con las personas divinas, que la consolaban o revelaban ciertos secretos del cielo; la de ser transportada al infierno o al purgatorio, y aun la de presentir lo venidero.

Inicio de las fundaciones a lo largo de España

A fines de 1561 recibió Teresa cierta cantidad de dinero que le remitió desde el Perú uno de sus hermanos, y con ella se ayudó para continuar la proyectada fundación del Convento de San José. Para la misma obra contó con el concurso de su hermana Juana, a cuyo hijo Gonzalo se dice que resucitó la Santa. Esta, a principios de 1562, marchó a Toledo a casa de doña Luisa de la Cerda, en donde estuvo hasta junio. En el mismo año conoció al padre Báñez, que fue luego su principal director, y a fray García de Toledo, ambos dominicos.

Descontenta con la «relajación» de las normas que en 1432 habían sido mitigadas por Eugenio IV, Teresa decidió reformar la orden para volver a la austeridad, la pobreza y la clausura que consideraba el auténtico espíritu carmelitano. Pidió consejo a Francisco de Borja y a Pedro de Alcántara que aprobaron su espíritu y su doctrina.

Después de dos años de luchas llegó a sus manos la bula de Pío IV para la erección del convento de San José, en Ávila, ciudad a la que había regresado Teresa. Se abrió el monasterio de San José (24 de agosto de 1562); tomaron el hábito cuatro novicias en la nueva Orden de las Carmelitas Descalzas de San José; hubo alborotos en Ávila; se obligó a la Santa a regresar al convento de la Encarnación, y, calmados los ánimos, vivió Teresa cuatro años en el convento de San José con gran austeridad. Las religiosas adictas a la reforma de Teresa, dormían sobre un jergón de paja; llevaban sandalias de cuero o madera; consagraban ocho meses del año a los rigores del ayuno y se abstenían por completo de comer carne. Teresa no quiso para ella ninguna distinción, antes bien siguió confundida con las demás religiosas no pocos años.

La reforma propugnada por Teresa junto a San Juan de la Cruz, que, como se verá, comprendió también a los hombres, se llamó de los Carmelitas Descalzos, y progresó rápidamente, no obstante los escasos recursos de que disponía la santa. El padre Rossi, general del Carmen, visitó (1567) el convento de San José, lo aprobó, y dio permiso a Teresa para fundar otros de mujeres y dos de hombres. La santa, en aquel año, marchó a Medina del Campo para posesionarse de otro convento; estuvo en Madrid, y en Alcalá de Henares arregló el convento de descalzas fundado por su amiga María de Jesús. Por entonces se empezó a tratar de la reforma para hombres. En 1562 llegó a Malagón y fundó otro monasterio de la reforma. El monasterio fue bendecido en su inauguración el día de Ramos (11 de abril) de 1568. Como anécdota y dato curioso cabe decir que en la celda del monasterio que ocupó Santa Teresa hay una imagen suya sentada escribiendo en una pequeña mesa y que sólo se expone una vez cada 100 años en esa iglesia. Actualmente, en el monasterio viven carmelitas de clausura.

De Malagón se trasladó Teresa a Toledo, a donde llegó enferma (1568), y tras una corta residencia en Escalona, regresó a la ciudad de Ávila. De ella salió para Valladolid; allí dejó establecido otro convento, y por Medina y Duruelo de Blascomillán (Ávila), volvió al de Ávila (1569). Pasó a Toledo y Madrid; de aquí otra vez a Toledo, ciudad en la que experimentó muchas dificultades para la fundación de un convento, la cual quedó hecha a 13 de mayo, y vencidos otros obstáculos, tomó posesión del Convento de la Concepción Francisca de Pastrana (9 de julio). De vuelta en Toledo, allí permaneció un año, durante el cual hizo algunas breves excursiones a Medina, Valladolid y Pastrana. En Duruelo de Blascomillan (Ávila) se había fundado el primer convento de hombres (1568). Se afirma que vio Teresa milagrosamente el martirio del Padre Acevedo y otros 40 Jesuitas asesinados (1570) por el pirata protestante Jacobo Soria. Tras una visita a Pastrana, de donde regresó a Toledo, entró en Ávila (agosto).

Poco después se fundaba en Alcalá el tercer convento de descalzos, y en Salamanca, ciudad en que estuvo la santa, el séptimo de descalzas, al que siguió otro de mujeres en Alba de Tormes (25 de enero de 1571). De Alba volvió Teresa a Salamanca, siendo hospedada en el palacio de los condes de Monterrey; pasó a Medina, y de vuelta en Ávila, aceptó el priorato del convento de la Encarnación, cuya reforma consiguió. El priorato duró tres años. Se fundaron varios conventos más de descalzos; algunos en Andalucía abrazaron la reforma, y comenzó la discordia entre calzados y descalzos, todo ello en 1572, año en que Teresa recibió muchos favores espirituales en el convento de la Encarnación: tales fueron su desposorio místico con Jesucristo y un éxtasis en el locutorio cuando conversaba con San Juan de la Cruz. Teresa, que en el transcurso de su vida escribió muchas cartas, estuvo en Salamanca en 1573. Allí, obedeciendo a su director, el jesuita Ripalda, redactó el libro de sus fundaciones.

Resultados de la reforma carmelitana y tribulaciones de Teresa

Vivió después en Alba (1574), de la que, a pesar de hallarse enferma y muy atribulada, pasó por Medina del Campo y Ávila a Segovia. En esta ciudad fundó otro convento, al que pasaron las religiosas del monasterio de Pastrana que fue abandonado debido al intento de doña Ana de Mendoza de la Cerda, la princesa de Éboli, de convertirse en religiosa bajo el nombre de sor Ana de la Madre de Dios, siguiendo un estilo de vida desapegado a la norma de la orden.

En dicho año se denunció a la Inquisición por vez primera la autobiografía de Teresa, que, de regreso en Ávila, terminado (6 de octubre) su priorato en la Encarnación, volvió a su convento de San José. A fines de año marchó a Valladolid. En principios de enero de 1575 por Medina del Campo, llegó a Ávila, y deteniéndose en Fontiveros, fue a Beas de Segura (Jaén) invitada por Catalina Godínez para funda allí. El camino lo hizo por Toledo, Malagón y Torre de Juan Abad, donde tomó ceniza el día 16 de febrero, en el trayecto se perdió en Sierra Morena, llegando esa misma tarde para la fundación del décimo convento de Carmelitas Descalzas (Beas de Segura), el 24 de febrero de 1575. En abril conoció al P. Jerónimo Gracián que estaba en Sevilla como visitador de la Orden, salió camino de la Corte, y enterado que estaba la santa en Beas desvió su camino, fue un encuentro gratificante para ambos. En Beas recibió una denuncia que puso la princesa de Éboli a la Inquisición española por el Libro de su Vida. Después se trasladó Teresa a Sevilla el 18 de mayo, estando enferma, y pasó grandes incomodidades en el viaje. Sufrió también grandes contradicciones en Sevilla, aunque logró fundar en ella el undécimo convento de descalzas.

Estalló la discordia entre carmelitas calzados y descalzos en el capítulo general celebrado por aquellos días en Plasencia; en virtud de las bulas pontificias se acordó tratar con rigor a los descalzos, que se habían extralimitado en sus fundaciones, y como fuera el padre Gracián (21 de noviembre), por comisión del nuncio, a visitar a los carmelitas calzados de Sevilla, estos resistieron la visita con gran alboroto. El padre Salazar, provincial de Castilla, intimó a Teresa que no hiciera más fundaciones y que se retirase a un convento sin salir de él. Trató la santa de retirarse a Valladolid, pero se opuso Gracián. En Sevilla estaba Teresa al fundarse en Caravaca (1 de enero de 1576) el duodécimo convento de descalzas. Delatada a la Inquisición por una religiosa salida del convento, eligió para su residencia el convento de Toledo. Dejó Sevilla (4 de junio), llegó a Malagón (11 de junio), y de allí a Toledo, donde ya estaba a principios de julio. Antes de establecerse, marchó al convento de Ávila para arreglar varios asuntos; pero regresó rápidamente a Toledo en compañía de Ana de San Bartolomé, a la que había tomado por secretaria. Allí concluyó el libro de Las fundaciones, las cuales se suspendieron en los cuatro años que duraron las persecuciones y conflictos entre calzados y descalzos. Eligió en Toledo por confesor a Velázquez.

Propaladas muchas calumnias contra Teresa, se trató de enviarla a un convento americano. Hizo la santa un viaje de Toledo a Ávila (julio de 1577), para someter a la Orden del Carmen el convento de San José, antes sujeto al ordinario. Miguel de la Columna y Baltasar de Jesús, desertores de la reforma, extendieron las calumnias contra los descalzos, a los que con tal motivo persiguió el nuncio Felipe Sega. Acudió Teresa al rey, que tomó en sus manos el asunto. Las monjas de la Encarnación, en Ávila, la eligieron priora, a pesar de las censuras del padre Valdemoro (octubre de 1577). La santa escribió (julio a noviembre) el libro de Las moradas. Sostuvo luego (1578) una polémica con el padre Suárez, provincial de los Jesuitas, y el nuncio redobló sus persecuciones hasta el punto de pretender destruir la reforma, desterrando a los principales descalzos y confinando a Toledo a Teresa, por él calificada de «fémina inquieta y andariega». En Sevilla un confesor delató a la Inquisición las supuestas faltas de la priora de las descalzas y de Teresa misma, sobre lo cual se formó un ruidoso expediente que puso en claro la inocencia de ambas.

Aquel año de (1578) la santa lo pasó en Ávila, y fue el más triste para Teresa, pues en una de sus cartas decía que le hacían guerra todos los demonios. Por entonces se hizo otra denuncia del Libro de su Vida. Desde principios de 1579 comenzó a calmarse la tempestad contra Teresa y su reforma. La santa escribió en Ávila (6 de junio) los cuatro avisos que dijo haber recibido del mismo Dios para aumento y conservación de su orden, los cuales publicó Fray Luis de León al fin del libro de la Vida. De Ávila salió (25 de junio) para visitar sus conventos. Sucesivamente estuvo en Medina del Campo, Valladolid, otra vez en Medina, en Alba de Tormes y Salamanca. De regreso en Ávila (noviembre), salió para Malagón, a pesar de estar enferma, y llegó a dicho pueblo (día 19) pasando por Toledo. En Villanueva de la Jara asistió a la fundación (25 de febrero de 1580) del decimotercer convento de descalzas. Regresó a Toledo, a pesar del mal estado de su salud y de los dolores de un brazo que se había roto (1577) resultado de una caída. En Toledo tuvo una parálisis y fallas cardíacas, que la pusieron a las puertas de la muerte. De allí pasó a Segovia y volvió a la ciudad de Ávila. Por aquellos días Gregorio XIII expidió las bulas (22 de junio) para la formación de provincia aparte para los descalzos. Teresa visitó Medina y Valladolid, donde cayó gravemente enferma. En Palencia fundó otro convento, al que siguieron dos de descalzos, uno en Valladolid y otro en Salamanca, ambos fundados en 1581. El decimoquinto de descalzas quedó fundado por la santa en Soria (3 de junio de 1581). Luego Teresa pasó por el Burgo de Osma, Segovia y Villacastín a la ciudad de Ávila, en la que las monjas del convento de San José la eligieron priora, cargo que hubo de aceptar. Después estuvo (1582) en Medina del Campo, Valladolid, Palencia y Burgos, casi siempre enferma.

Últimas fundaciones y muerte

Supo que en Granada se había fundado el decimosexto convento de carmelitas, y uno de descalzos en Lisboa. El decimoséptimo de descalzas lo fundó ella en Burgos, donde escribió sus últimas fundaciones, incluyendo la de dicha ciudad. Saliendo de Burgos pasó por Palencia, Valladolid, cuya priora la echó del convento, Medina del Campo, cuya priora también la despreció, y Peñaranda. Al llegar a Alba de Tormes (20 de septiembre) su estado empeoró. Recibido el viático y confesada, murió en brazos de Ana de San Bartolomé la noche del 4 de octubre de 1582 (día en que el calendario juliano fue sustituido por el calendario gregoriano en España, por lo que ese día pasó a ser, viernes, 15 de octubre). Su cuerpo fue enterrado en el convento de la Anunciación de esta localidad, con grandes precauciones para evitar un robo. Exhumado el 25 de noviembre de 1585, quedó allí un brazo y se llevó el resto del cuerpo a Ávila, donde se colocó en la sala capitular; pero el cadáver, por mandato del Papa, fue devuelto al pueblo de Alba, habiéndose hallado incorrupto (1586). Se elevó su sepulcro en 1598; se colocó su cuerpo en la capilla Nueva en 1616, y en 1670, todavía incorrupto, en una caja de plata. Beatificada Teresa en 1614 por Paulo V, e incluida entre las santas por Gregorio XV el 12 de marzo de 1622, fue designada (1627) para patrona de España por Urbano VIII. En 1626 las Cortes de Castilla la nombraron copatrona de los Reinos de España, pero los partidarios de Santiago Apóstol lograron revocar el acuerdo. Fue nombrada Doctora honoris causa por la Universidad de Salamanca y posteriormente fue designada patrona de los escritores.

En 1970 se convirtió (junto con Santa Catalina de Siena) en la primera mujer elevada por la Iglesia Católica a la condición de Doctora de la Iglesia, bajo el pontificado de Pablo VI. La Iglesia Católica celebra su fiesta el 15 de octubre.

Obra literaria

Cultivó además Teresa la poesía lírico-religiosa. Llevada de su entusiasmo, se sujetó menos que cuantos cultivaron dicho género a la imitación de los libros sagrados, apareciendo, por tanto, más original. Sus versos son fáciles, de estilo ardiente y apasionado, como nacido del amor ideal en que se abrasaba Teresa, amor que era en ella fuente inagotable de mística poesía.

Las obras místicas de carácter didáctico más importantes de cuantas escribió la santa se titulan: Camino de perfección (1562–1564); Conceptos del amor de Dios y El castillo interior (o Las moradas). Además de estas tres, pertenecen a dicho género las tituladas: Vida de Santa Teresa de Jesús (1562–1565) escrita por ella misma y cuyos originales se encuentran en la biblioteca del Monasterio de San Lorenzo del El Escorial; Libro de las relaciones; Libro de las fundaciones (1573–1582); Libro de las constituciones (1563); Avisos de Santa Teresa; Modo de visitar los conventos de religiosas; Exclamaciones del alma a su Dios; Meditaciones sobre los cantares; Visita de descalzas; Avisos; Ordenanzas de una cofradía; Apuntaciones; Desafío espiritual y Vejamen.

También escribió Teresa poesías, escritos breves y escritos sueltos sin considerar una serie de obras que se le atribuyen. Escribió Teresa también 409 Cartas, publicadas en distintos epistolarios. Los escritos de la santa se han traducido a varios idiomas. El nombre de Santa Teresa de Jesús figura en el Catálogo de autoridades de la lengua publicado por la Real Academia Española.

Santa Teresa une a 17 ciudades españolas

60

La localidad ciudadrealeña de Malagón celebró ayer el Tercer Encuentro de Ciudades Teresianas, que contó con la presencia del consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín. Se trata del encuentro preparatorios de cara a la conmemoración del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Hoy se celebrará en Ávila el Pleno de la Comisión Nacional del V Centenario.

El consejero indicó que este encuentro «simboliza la unión y el entendimiento entre administraciones con un objetivo compartido: el reconocimiento de Santa Teresa de Jesús».

Marín aseguró que «se está trabajando de manera coordinada, unidas las 17 ciudades por encima de cualquier ideología política, para celebrar como se merece esta efeméride, destacar la figura de Santa Teresa de Jesús y su aportación al mundo de las letras y a la cultura española».

Destino turístico

Marcial Marín expresó el apoyo del Gobierno de Castilla-La Mancha -con todos los medios a su alcance- para contribuir al reconocimiento de Santa Teresa, al tiempo que recalcó que el compromiso del Ejecutivo nacional de «convertir a las 17 ciudades teresianas en un destino turístico y cultural de primer orden mundial», lo que redundará también «en beneficio de todos y cada uno de los castellano-manchegos».

El consejero recordó que Malagón, Pastrana, Villanueva de la Jara y Toledo forman parte de las 17 Ciudades Teresianas, donde se conserva «un importante patrimonio cultural asociado a su vida y obra, que está llamado a tener un lógico protagonismo en la conmemoración de la fundadora de la orden de los Carmelitas Descalzos».

Presencia en Fitur

El alcalde de Malagón, Adrián Fernández Herguido, tuvo palabras de agradecimiento para todas las personas de otros pueblos y ciudades que se desplazaron hasta la localidad, instándoles a continuar con el trabajo que redundará en beneficios para sus localidades.

A la reunión acudieron representantes de las 17 fundaciones de Santa Teresa y un representante de la Orden del Carmelo en España. En dicho simposio se cerraron los últimos flecos para la presentación en Fitur de una iniciativa que pondrá en primera línea del turismo nacional a Malagón y a los otros 16 pueblos que tienen una fundación directa de Santa Teresa.

Además, se pudieron vislumbrar otros detalles de cómo se va desarrollando esta idea: un boceto de la página web que sustentará información sobre cuidades, pueblos y rutas, las líneas a seguir para que España y el mundo conozca que hay una ruta que lleva a conocer los rincones por los que anduvo Teresa de Cepeda y Ahumada.

Vía: ABC.es

Las “Ciudades Teresianas” ultiman la presentación de la ruta en FITUR

2192

Representantes de las 17 ciudades, entre las que está Caravaca, han mantenido una reunión de trabajo

El grupo de “Ciudades Teresianas”, formado por 17 localidades del país –entre las que figura Caravaca de la Cruz– mantuvo ayer una reunión de trabajo para perfilar la ruta en torno a la figura de Santa Teresa, que se presentará en próxima edición de la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur).

La concejal de Cultura y Turismo, Mª Cruz Pérez, fue la encargada de representar a Caravaca de la Cruz, en el que ha sido el tercer encuentro del grupo de ciudades teresianas desde que se pusiera en marcha la iniciativa. Las ciudades teresianas se reunieron en Malagón con el fin de concretar la oferta turística que se enmarca en la celebración de los actos conmemorativos del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa. En la reunión se trabajó en el lanzamiento del proyecto común de las ciudades teresianas, consistente en la organización de rutas turísticas, de peregrinación y de carácter cultural en torno a la figura de Santa Teresa.

Igualmente, se avanzó en la creación conjunta de una imagen corporativa, página web y folletos informativos de todas las ciudades que participan y en la presentación pública del evento, que tendrá lugar en FITUR.

En este tercer encuentro contó con la presencia del consejero de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Marcial Marín. El propio Marín explicó que este encuentro simboliza “la unión y el entendimiento entre administraciones con un objetivo compartido: el reconocimiento de Santa Teresa de Jesús”. El titular de Cultura de Castilla La Mancha aseguró antes del inicio de la reunión que “se está trabajando de manera coordinada, unidas las 17 ciudades por encima de cualquier ideología política, para celebrar como se merece esta efeméride, destacar la figura de Santa Teresa de Jesús y su aportación al mundo de las letras y a la cultura española» dentro del interés en «convertir a las 17 ciudades teresianas en un destino turístico y cultural de primer orden mundial”.

grupo Ciudades Teresianas

Vía: La Referencia

Caravaca centra parte del documental de TVE sobre Santa Teresa de Jesús

14122

El documental, compuesto por dos capítulos, se emitirá por los canales nacionales e internacional de TVE

Caravaca de la Cruz ha sido escenario del documental que se está rodando sobre la figura de Santa Teresa de Jesús con motivo del V centenario del nacimiento de la mística y que será emitido por Televisión Española a través de sus canales nacionales e internacional.

En este sentido, la concejal de Turismo en el Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, Mª Cruz Pérez, ha informado que un equipo formado por 15 profesionales ha recogido durante esta semana imágenes de los lugares más representativos de la localidad, como la Basílica de la Vera Cruz o las Fuentes del Marqués, el convento de los Padres Carmelitas y el monasterio de San José, entre otros espacios.

El documental, cuyo rodaje comenzó en la ciudad de Ávila el pasado mes de octubre, constará de dos episodios, con una duración de 55 minutos cada uno de ellos. «Se ha podido realizar un trabajo de estudio muy exhaustivo durante dos años, algo poco habitual, y que se ha contado, además, con la colaboración de los máximos expertos en la figura de Santa Teresa de Jesús con el objeto de actualizar la figura de la Santa y de derribar algunos tópicos», ha explicado el director de documental,  Francisco Rodríguez.

El documental cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Caravaca de la Cruz, entre otras muchas instituciones público y privadas de Murcia, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía. El trabajo, en el que se ha implicado también la Orden del Carmelo, recorrerá todas las fundaciones de la mística abulense y procurará abarcar las muchas facetas de la rica personalidad de este personaje histórico de influencia universal

El equipo de rodaje continuará tomando imágenes en todas las demás ciudades teresianas para culminar en Sevilla, ciudad en la que Santa Teresa fundó su undécimo convento.

«Ciudades Teresianas»

La Orden General de los Carmelitas Descalzos reconoció como Ciudades Teresianas a Ávila, Alba de Tormes, Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Segovia, Beas de Segura, Sevilla, Caravaca de la Cruz, Villanueva de la Jara, Plasencia, Soria, Granada y Burgos. Según la propia orden, este reconocimiento viene por cuánto estas localidades significan en la historia de la Reforma del Carmelo y la importancia otorgada por las vivencias en las mismas de Santa Teresa de Jesús, que las eligió para fundar por diversos motivos.

El proyecto «Ciudades Teresianas» tiene como objetivo principal crear nuevas rutas de peregrinación que se introduzcan en la oferta de turismo religioso ya existente en España.

rodaje documental fundaciones teresianas caravaca

Las Ciudades Teresianas dan forma a la ruta que se presentará en enero en Fitur

22

Eduardo Cantalapiedra

El grupo de Ciudades Teresianas, compuesto por 17 localidades de cuatro comunidades autónomas diferentes, ha dado ya forma a la ruta conjunta que presentarán a finales del próximo mes de enero en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (Fitur) y que estará enmarcada dentro de la celebración del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Y lo ha hecho en la reunión mantenida este lunes en la localidad salmantina de Alba de Tormes, segunda que celebra este grupo de ciudades después de la mantenida en Ávila el pasado 14 de octubre.

Una jornada de trabajo que, según explicó el concejal coordinador de Turismo del Ayuntamiento de Ávila, Héctor Palencia, que acudió al Ayuntamiento de Alba de Tormes junto a los técnicos municipales Luis Carlos Gil Aranda y María Pareja, también permitió perfilar el proyecto que conforman estas 17 ciudades y que espera tener cabida en un futuro dentro de la Marca España. «En eso estamos trabajando», subrayó Palencia, quien indicó que «la presencia en este grupo de ciudades de cuatro comunidades autónomas diferentes le confiere una heterogeneidad al proyecto y el hecho de caminar juntos nos puede dar una mayor relevancia internacional».

Tras esta reunión con presencia política y técnica, en la que también se decidió el lugar que acogerá el próximo encuentro del grupo, Malagón (Ciudad Real) el 16 de diciembre, los asistentes visitaron el sepulcro donde descansan los restos mortales de la santa andariega, en el Convento de la Anunciación.

Reunión simbólica. Si los primeros pasos para crear una ruta turística centrada en Santa Teresa de Jesús, que pase por todas aquellas ciudades que en su día tuvieron un lugar destacado en la vida de la mística abulense, se dieron en octubre en Ávila, ciudad natal de la santa andariega, el segundo encuentro también tuvo este lunes un marcado carácter simbólico, pues el lugar elegido para el mismo fue Alba de Tormes, donde falleció y donde se encuentra su sepulcro. El concejal coordinador de Turismo, Héctor Palencia, comentó a este respecto que «el hecho histórico que supuso la reunión de estas 17 ciudades en Ávila ha tenido su continuación con este segundo encuentro». Y es que, a su juicio, «el ofrecimiento que la ciudad de Ávila, a través de su Ayuntamiento, hizo en aquella primera reunión ha calado».

La Orden General de los Carmelitas Descalzos reconoció como Ciudades Teresianas a Ávila, Alba de Tormes, Medina del Campo, Malagón, Valladolid, Toledo, Pastrana, Salamanca, Segovia, Beas de Segura, Sevilla, Caravaca de la Cruz, Villanueva de la Jara, Plasencia, Soria, Granada y Burgos. Según la propia orden, este reconocimiento viene por cuánto estas localidades significan en la historia de la Reforma del Carmelo y la importancia otorgada por las vivencias en las mismas de Santa Teresa de Jesús, que las eligió para fundar por diversos motivos.
La iniciativa cuenta con el respaldo de la Consejería de Cultura de la Junta de Castilla y León y se espera que tenga un largo recorrido y que sea importante tanto para esta región como para la celebración del V Centenario de la Santa en 2015.

salamanca_

Historia de la Iglesia Parroquial «El Salvador»

378
Interior de la Iglesia Parroquial
Interior de la Iglesia Parroquial "El Salvador"

La historia de la construcción de este monumento podría dividirse en dos etapas; en un primer momento, entre 1524 y 1536, en el que se trató de sacar partido de la parroquia ya existente, ampliándola y reedificándola; y la segunda etapa, desde 1537 a 1595, correspondiente a la traza y edificación de la nueva iglesia, en distinto solar y con diferentes características que la anterior. Aunque artísticamente no existe relación entre ambos templos, los problemas surgidos con los artistas y su repercusión en los primeros años de la obra exigen el estudio del tema desde 1524, cuando se planteó la idea de construir una iglesia más amplia.

La antigua parroquia

La antigua parroquia constaba de tres naves, con pilares, una capilla pequeña abovedada y otras pequeñas capillas colaterales a los lados. Había sido ampliada al comienzo de siglo con los dos cuerpos de una nave, la sacristía y la capilla de bautismo. Sin embargo se planteó la necesidad de abordar nuevas obras. En 1526, después de la habitual inspección, los visitadores expusieron la conveniencia de levantar un nuevo templo, entre otros motivos por falta de espacio y mal estado del edificio. Proponían la construcción de una iglesia con pilares y arcos en sentido longitudinal, prototipo más cercano de los templos medievales con el mismo carácter popular ya existente. Lo primordial era aumentar las dimensiones de la parroquia y variar al mismo tiempo la concepción espacial, sin preocuparles en demasía los aspectos estéticos.

Inicio de las obras

La fecha de iniciación del templo podría situarse entre 1537 y 1539. Está documentada la presencia y dirección de Martín de Homa en el templo, por tanto, a él se debe la ejecución de la mayor parte del edificio y la plasmación de lo trazado en la realidad, ya que durante esos años se erigieron la cabecera, la sacristía, la sala aneja situada en el cuerpo inferior de la torre y el primer tramo próximo al altar, con las cuatro capillas hornacinas. En cuanto al resto del templo las pilastras del crucero estaban incompletas, a falta de algunos capiteles, y se localizaban a media altura. Él mismo arquitecto realizó las primeras columnas jónicas y pilastras que enmarcaban las cuatro capillas laterales más cercanas al altar mayor.

Durante el tiempo de su colaboración no se ha podido constatar que Jerónimo Quijano visitara la iglesia para controlar la marcha de los trabajos. Se relaciona a Quijano con esta obra por la semejanza estilística y formal del Salvador de Caravaca con San Juan de Albacete, iglesia a la que remodelaría su planta antigua. La obra denota que Martín de Homa, junto a otros canteros vizcaínos, se formó en el contexto de unas tradiciones góticas; utilizó indistintamente molduras y baquetones de repertorio medieval con perfiles curvos o afilados y motivos de procedencia clásica. Así, la sacristía, los nervios y la ornamentación tienen un acabado gótico, mientras que los órdenes del templo y capillas reciben un tratamiento externo renacentista.

En esta primera etapa de construcción varios maestros colaboraron con Martín de Homa, pero sus nombres no aparecen reseñados. Únicamente se sabe que en 1554 estuvieron trabajando los canteros Pedro de los Corrales y Pedro Garay.

Segunda etapa de construcción del templo

La segunda etapa de construcción del templo coincide con los últimos años de estancia de Martín de Homa. Ya en 1557 y 1567 descendió el ritmo de la actividad. En 1567 el ayuntamiento, el vicario y los vecinos enviaron al rey una relación en la que pedían licencia para arrendar una redonda del concejo durante varios años, con el propósito de reunir fondos para concluir la iglesia. Como resultado de estos esfuerzos se entró en un nuevo periodo de actividad que se cerró en 1575. Durante ese tiempo el maestro de obras fue Pedro de Antequera, que permaneció poco tiempo en la obra, ya que en 1575 se interrumpieron los trabajos. Bajo su dirección el templo quedó casi acabado, a excepción de las bóvedas, los dos últimos cuerpos de la torre y la parte superior de la portada. Pedro de Antequera concluyó el segundo tramo de la iglesia con los capiteles de las columnas y pilastras, que difieren en cuanto a diseño y proporciones de las de Martín de Homa.

El 27 de diciembre de 1573 fue trasladado el Santísimo Sacramento desde La Soledad hasta El Salvador, siendo inaugurado el nuevo templo.

Sin embargo, diez años más tarde, el concejo volvió a preocuparse por la construcción, iniciando un programa para terminar el interior del edificio. En junio de 1597 se contrató a Pedro Monte para realizar las bóvedas de toda la iglesia, con nervaduras góticas, combadas y terceletes. Al cabo de tres años estaba concluido el cerramiento de las naves. Rápidamente, bajo la dirección de Andrés Monte se empezaron a reparar las bóvedas de las capillas, que habían tenido que ser levantadas para realizar la cubierta de la iglesia. Una vez concluido este arreglo se podría considerar terminada la obra renacentista. Sólo quedaban por hacer zonas muy concretas como el último cuerpo y remate de la torre y la parte alta de la portada. El tercer cuerpo de la torre con las ventanas herrerianas es de Damián Plá.

Personajes más destacados del edificio

Entre los personajes relacionados con la historia del edificio, destacamos los siguientes:

Martín de Homa. Está documentada la presencia y dirección de Martín de Homa en el templo caravaqueño desde 1539 a 1557, precisamente el periodo de máxima actividad.

Pedro de Antequera. Bajo su dirección el templo quedó casi acabado, a excepción de las bóvedas, los dos últimos cuerpos de la torre y la parte superior de la portada. Pedro de Antequera concluyó el segundo tramo de la iglesia con los capiteles de las columnas y pilastras, que difieren en cuanto a diseño y proporciones de las de Martín de Homa.

Jerónimo Quijano. Se relaciona a Quijano con esta obra por la semejanza estilística y formal de El Salvador de Caravaca con San Juan de Albacete, iglesia a la que remodelaría su planta antigua. Según Gutiérrez-Cortines la traza o proyecto original es atribuible a este arquitecto que, señala Camón Aznar, fue discípulo de Jacobo Florentino, pupilo a su vez de Miguel Ángel. A él se debe el segundo cuerpo de la torre de la Catedral de Murcia y la Capilla de Rodríguez Gil de Junterón, en la misma Catedral.

Interior de la Iglesia Parroquial "El Salvador"
Interior de la Iglesia Parroquial «El Salvador»